Algunos creen en el karma, otros en casualidad, unos cuántos causalidad, etc. Usted tómelo como quiera, lo concreto es que las categorías ANFA están sufriendo suspensión de partidos por motivos sanitarios y hay que empezar a buscar las causas.

Por: José Ángel@poetadelrelato

Revisión de espacios previo al torneo por parte de Salamanca / Imagen: Archivo

Comencemos por lo más lógico y lo más básico: si no somos responsables con la situación y nos comprometemos al autocuidado, difícil que la situación pueda mejorar.

Ahora bien, una vez dicho esto, comencé a realizar una investigación llamando a clubes de todas las zonas en competencia tanto en Tercera División A como Tercera B. Una vez realizadas las comunicaciones e indagatorias con más de 25 instituciones (para tener una «muestra» y rango creíble) de los 41 participantes. Encontrándome con algo que para ustedes lectores puede ser un tanto sorprendente; aunque para mí, algo esperable por los años que he estado cubriendo ANFA.

Sinceramente no sé por dónde comenzar, creo que una frase para amenizar un poco lo que viene es lo mejor: «si no eres severo con tus propias medidas, la verdad es que todos se van a relajar«. Esto, porque así es la idiosincrasia de la mayoría de chilenos, si no eres riguroso, simplemente se toma todo a la ligera.

Me encontré con clubes a los que nunca los han fiscalizado, ni en entrenamientos o partidos. Otros que fueron fiscalizados prácticamente por casualidad (sólo una vez). Algunos que vieron irregularidades por parte de Claudio Valdivia e incluso de instituciones que ni si quiera toman la temperatura de sus planteles ni de los visitantes.

Por otro lado, también situaciones como que la Asociación Nacional de Fútbol Amateur ni siquiera se presentó en la mayoría de lugares para la visita de la SEREMI cuando habilitaron sus reductos de entrenamiento, dejando todo en manos de la autoridad correspondiente, lo que en estricto no es del todo malo; pero entonces ¿para qué elaborar un protocolo que no van a revisar si es cumplido constantemente?

Limpieza de utensilios de entrenamiento en Los Andes / Imagen: Archivo

Hay ciertas cosas extrañas, como la vara de medir a la hora de los incumplimientos. Es conocido públicamente el caso del Estadio Municipal de San Ramón. Reducto que no sólo incumplió en una ocasión poniendo en riesgo la salud de planteles y cuerpos técnicos, si no que además, tienen una actitud tan recalcitrante que llega a ser absurda.

Se han manejado bajo los mismos parámetros que hacen sospechar de que hay ciertos favoritismos. O sea, el tema de que se le haya bajado el perfil e incluso restado responsabilidad al club local «tirándole la pelota» al municipio correspondiente llega a ser tan burdo que no se entiende la abstrusa naturaleza de un comunicado que sólo hace ver como más incompetentes a una ANFA que poco a poco se sigue cayendo a pedazos entre sus mendaces frases y promesas de mejora.

Don Gerardo Castro como heraldo de la institución, la verdad es que al «dar cara» por todas las situaciones reclamadas sólo termina por bajar su nivel de credibilidad, ya que es uno de los pocos tal vez por obligación y en desmedro de otro cargo alto quien tiene que exponerse a buscar dar razones a situaciones que sinceramente no cuadran por ningún lugar.

Esto no es un ataque, no soy enemigo de ANFA, para nada; pero sí de las malas prácticas, esas que ya sólo demuestran una conducción lábil propia del desgaste de la actual mayoría de «sangre» que corre por las venas de ANFA Tercera División.

Reitero lo que dije antes, es cierto que la primera responsabilidad es por parte de los jugadores, cuerpos técnicos y clubes, en ese orden; pero si vamos a seguir con la letanía de que los protocolos se cumplen, pero sólo se es riguroso con algunos, deja de tener sentido.

En este momento se está empezando a vivir el inicio y esperemos ya final de una pesadilla sanitaria, aunque por como se están dando las cosas, pareciera ser el comienzo, ya que en principio fue solamente un cotejo suspendido en la fecha 4 de la Tercera B; pero ahora tenemos uno suspendido por cada categoría ANFA (fecha 6 de la A y 5 de la B) por «situación sanitaria» (patético término para bajarle el perfil a un brote de COVID dicho sea de paso).

La situación es clara al ser anormal… nos ponemos todos serios, o mejor no hacemos nada y probamos suerte en como resultan las cosas. El tiempo de experimentar ya pasó, se supone que fue en el torneo de Tercera A 2020; aunque todo hace ver que esta institución de flemática actitud está conforme con seguir jugando a realizar un campeonato competente con todas las medidas necesarias en la actualidad.

De una vez por todas, hagamos las cosas como corresponde…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.