Errores arbitrales: la pesadilla que remece al fútbol femenino chileno

¿Qué ocurre con la preparación de la mayoría de las árbitras ANFP? La respuesta en esta columna de opinión, llamada «Errores arbitrales: la pesadilla que remece al fútbol femenino chileno».

La árbitra Madelaine Rojas sancionando a Llanka Groff de Universidad de Chile con tarjeta amarilla. Imagen: Contragolpe.cl.

Las polémicas decisiones arbitrales en el Campeonato Femenino Caja Los Andes han sido el blanco de las críticas en el último tiempo y, sin ir más lejos, las semifinales de vuelta fueron un ejemplo de esto.

Los errores arbitrales son recurrentes en el fútbol femenino chileno y, como consecuencia de ello, las árbitras que dirigen los partidos muchas veces pasan a ser las protagonistas. Sin embargo, esta situación no es una novedad porque viene ocurriendo hace ya algunos años en la competencia de mujeres.

El hecho más reciente tuvo lugar en la pasada semifinal de vuelta cuando se enfrentó Santiago Morning con Palestino en el estadio Municipal de San Bernardo. La jueza principal fue Yomara Salazar, la árbitra asistente fue Carmen Jara, la asistente dos, Génesis Lillo; y la cuarta referee, María Araya.

En dicha instancia, cuando transcurrían 43’ del encuentro, y luego del 1-0 de las bohemias, hubo una mano, que no dio espacio para dudas en el área de Santiago Morning. El público del estadio lo gritó y pidió el penal, pero la falta no fue sancionada por Salazar. 

El partido continuó sin pausas y antes de que finalizara el primer tiempo, y sólo tres minutos después de la polémica, la jueza principal nuevamente dejó pasar una mano, ésta vez de Daniela Pardo, que saltó a cabecear y tocó la pelota con sus brazos de forma intencional. Pero tampoco hubo falta, según la árbitra.

Las árabes se fueron molestas al descanso y sin poder patear los dos penales que les correspondían, según el actual reglamento del fútbol profesional. El trabajo de la jueza no había sido neutral y sus decisiones estaban cambiando el rumbo del partido, pero en el segundo tiempo volvió a cometer un error junto a la jueza de línea, indicando una posición de adelanto de Verónica Riquelme cuando la delantera ya tomaba ventaja en velocidad para enfrentar en el arco bohemio a Gabriela Bórquez.

Capturas de imagen de las polémicas jugadas, que no sancionó la jueza Yomara Salazar. Imagen: Instagram Fútbol Para Ellas Chile.

Esta semifinal de vuelta fue transmitida por Direct TV Sports, canal que contaba con más de dos cámaras en el recinto deportivo, y que captó las jugadas para repetirlas y mostrarlas a los televidentes. Incluso, a juicio de los comentaristas del medio televisivo, Yomara Salazar se había equivocado en no sancionar dos penales.

Otro caso similar ocurrió en 2020 con la actual seleccionada nacional y ex delantera de Palestino, María José Urrutia, quien denunció a través de sus redes sociales a la árbitra, Madelaine Rojas, de haberla amenazado en la cancha. 

“ANFP, deberían preocuparse más de los arbitrajes del femenino ¿Puede ser que desde el minuto uno, te condicionen y empiecen a amenazar las árbitras con que te van a expulsar?. ¿Por qué nosotras debemos aguantar amenazas de ellas si cuando es al revés te sacan roja y listo? 

Se nota mucho el resentimiento o a veces lo cargadas que están, y no con el equipo, sino que con las jugadoras. Sólo se pide igualdad para todas, pero ya es mucho. Es el segundo partido que arbitran las mismas y amenazan todo el encuentro ¡Basta! Es una vergüenza; ensucian el fútbol”, se descargó la ex jugadora de Palestino tras el triunfo 2-1 de su equipo ante Everton.

La formación de las árbitras INAF

Madelaine Rojas al inicio del partido entre Universidad Católica y Fernández Vial. Imagen: Contragolpe.cl

Respecto a las falencias en el arbitraje del fútbol femenino es inevitable preguntarse por qué éstos hechos, que son frecuentes en la competencia de mujeres, no se ven comúnmente en el fútbol masculino. Entonces, ¿hay diferencias en la formación de las árbitras y árbitros del Instituto Nacional del Fútbol (INAF)?, ¿cuál es la razón del débil desempeño de algunas de las referees en el torneo ANFP?

Para aclarar esto, es necesario decir que en INAF no hay diferencias de género al momento de cursar la carrera. Sin embargo, existen dos modalidades de estudio para obtener el título de árbitro o árbitra, que dependen de la formación previa del estudiante.

Si el postulante ya tiene un título técnico o profesional puede cursar el PET, pero si el arbitraje será su primera carrera debe hacerlo mediante el Plan Regular. 

La primera opción tiene una duración de dos años, cuenta con dos prácticas profesionales y un examen de grado en el quinto semestre. En cambio, la segunda modalidad tiene una duración de tres años, en los cuales el estudiante debe realizar cuatro prácticas profesionales y un examen de título en el séptimo semestre.

Claramente, las árbitros egresados del Plan Regular salen mejor preparados de INAF, debido a la mayor cantidad de prácticas, pero cabe destacar también que hace dos años, las mujeres que cursaban esta carrera arbitraban en categorías infantiles y en la liga de fútbol LUF de Huechuraba antes de hacerlo en la Primera División Femenina ANFP ¿Era ésta una buena idea?, ¿la preparación práctica era la adecuada para ingresar al fútbol, femenino? Lo cierto es que eran grupos etáreos de características fisiológicas totalmente distintas.

Una vez hechas estas prácticas y teniendo aprobados los ramos teóricos, la árbitras quedan habilitadas para arbitrar. Sin embargo, solamente quienes se hayan titulado de INAF o estén en proceso de titulación pueden hacerlo en campeonatos ANFP.

No es extraño entonces, que teniendo en cuenta esto, la malla curricular de la carrera de árbitro (a) de INAF haya sido modificada hace dos años para sumarle más ramos, como Habilidades Comunicativas, Tecnología Aplicada al Arbitraje y Actualización de las Reglas del Juego.

¿Qué se necesita para ser árbitra de categoría FIFA?

Las árbitras nacionales, pese a las falencias mencionadas, tienen el máximo nivel en territorio chileno para dirigir un partido de fútbol en la competencia ANFP, tanto femenina como masculina.

Incluso, causa controversia el hecho de que en Chile haya sólo ocho de categoría FIFA, y que una de ellas haya estado involucrada en los sucesos anteriormente expuestos.

Cindy Nahuelcoy, Dione Rissios y Marcia Castillo, de izquierda a derecha. Imagen: ANFP.cl.

La lista de árbitras FIFA se compone de María Belén Carvajal (desde 2007), Montserrat Maturana (desde 2019), Madelaine Rojas (desde 2020), Loreto Toloza (desde 2007), Marcia Castillo (desde 2013), Cindy Nahuelcoy (desde 2013), Dione Rissios (desde 2016) y Leslie Vásquez (desde 2013).

Casos como el de María Belén Carvajal y Cindy Nahuelcoy son excepcionales, así como el de otras árbitras FIFA mencionadas, pues en mayo pasado formaron parte de la cuaterna arbitral femenina, que dirigió el encuentro entre Defensa y Justicia e Independiente del Valle en la Copa Libertadores de América

Estas mujeres dan ejemplos de superación, abriéndose camino en un deporte aún dominado mayormente por los hombres, quienes las aceptan e integran por su profesional trabajo.

¿Pero cómo las árbitras chilenas pueden conseguir la máxima distinción? Cada cierto tiempo la Comisión de Árbitros realiza pruebas físicas, teóricas y prácticas a los profesionales de INAF, que están interesados en obtener la categoría FIFA. La autorización viene justamente desde la máxima organización del fútbol mundial, que ofrece ocho cupos para árbitras en Chile.

Sin embargo, la categoría FIFA tiene una validez de un año y debe renovarse constantemente, por eso los árbitros y árbitras deben actualizar sus conocimientos constantemente. Es una forma de probar lo capaces y profesionales que son en el fútbol.

Cindy Nahuelcoy y María Belén Carvajal en la Copa Libertadores. Imagen: Twitter @ESPN Fútbol Argentina.

Entonces, ¿cuál es el problema del arbitraje femenino chileno a nivel ANFP? Ciertamente, obtener una categoría FIFA es importante, ¿pero acaso la formación de INAF no es lo suficientemente eficaz o exigente?

¿La responsabilidad recae en las instituciones del fútbol o en las profesionales? Hay una verdad muy amarga también, pero así como los (las) entrenadores y los (las) periodistas deportivos (as) tienen otro conocimiento, visión y realidad más profunda del fútbol habiendo sido jugadores (as), las árbitras también requieren de esa experiencia para pararse en la cancha. 

Estudiar el fútbol es una cosa; vivirlo es algo totalmente distinto. De lo contrario, yo no habría escrito esta columna de opinión ni me dedicaría a comentar partidos de fútbol femenino.

2 respuestas a «Errores arbitrales: la pesadilla que remece al fútbol femenino chileno»

  1. La preparación que las árbitras reciben del Inaf es insuficiente a la vez que deficiente. No es necesario hacer la carrera más larga sino de mejor calidad. Debe implementarse un sistema de evaluaciones que sirvan de tutoría y calificación para promoción a una licencia superior.

  2. Creo que la falencia es que la práctica profesional está mal contextualizada, no es lo mismo arbitrar categorías infantiles y la liga de fútbol de Huechuraba que tener la presión de un publico y estar en un contexto «más profesional» creo que más que cuestionar los procesos formativos de la entidad educativa, es un tema netamente de experiencia y lamentablemente el fútbol femenino está recién empezando a progresar y en todo sentido, por lo tanto se cometen errores por falta de profesionalismo y años de experiencia. (Por lo tanto creo que la culpa es de la ANFP) Creo que mientras se siga profesionalizando el fútbol femenino y dejemos de cuestionar los desempeños de las/los profesionales del área deportiva por el género estos errores serán cada vez menos frecuentes. De todos modos me parece que es necesario el VAR para ambas categorías eso sería igualdad de condiciones. Pero como vuelvo a repetir el fútbol femenino está en pañales y me parece que estás discusiones están a años luz de avanzar. Es solo ver los estudios recientes que el 90% de las jugadoras no reciben sueldo o ganan menos de 100 mil lo encuentro humillante que por ser mujeres deben aceptar condiciones inaceptables y lo mismo debe pasar para arbitras, entrenadoras de fútbol, preparadoras físicas, periodistas del área deportiva,etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *